Etiquetas

miércoles, 18 de julio de 2012

Silenciando el Juicio de tu mente para encontrar las señales del SINCRODESTINO

Silenciando el Juicio  de tu mente para encontrar las señales del SINCRODESTINO

Estamos total y absolutamente condicionados a emitir juicios, a racionalizar, a juzgar, calificar, adjetivar, etiquetar, de bueno, malo, incorrecto, todo lo que acontece alrededor nuestro y por supuesto en nuestro interior. Esta capacidad de la mente humana para separar, discriminar, nos ayuda a esclarecer muchos acontecimientos de nuestras vidas, ayudándonos en el proceso evolutivo y de vida. Lo han hecho con nosotros , lo hacemos para educar a nuestros hijos, clasificando conductas, palabras, hábitos, personas, estilos de vida, religiones, personas, ideas políticas y filosóficas, entre otras, puesto que resulta importante y vital hacerlo, PERO en una etapa de crecimiento de nuestras vidas o de los seres que amamos para protegerlos y crear un ambiente donde se puedan establecer unos límites sanos , seguros , y que se correspondan con los nuestros de tal forma que la evolución de la persona este protegida.

Esta conducta es necesaria, pero en la medida que nuestra conciencia se expande, evolucionamos y crecemos, es imperativo dejar esta costumbre de enjuiciar todo lo que nos rodea para aprender a suspenderla en el tiempo y de nuestra mente, a fin de poder ver y sentir con claridad lo que tenemos que ver y sentir para seguir hacia adelante y vivir nuestros desafíos y destino, y muy importante para poder conectarnos realmente con los demás y por supuesto con nosotros mismos,¿Me entiendes?


Estamos habituados a levantar toda clase de defensas conscientes o inconscientemente ante las emociones que fluyen desde nuestro interior hacia nuestra consciencia, principalmente aquellas que nos atemorizan, porque nos intimida SENTIR, y aprendemos a BLOQUEAR todo tipo de emoción , sobre todo aquellas tachadas de inadecuadas, pecaminosas, socialmente inaceptables, el problema es que continúan ahí, y en algún momento de tu vida te guste o no, tendrás que habértelas con ellas frente a frente , cara a cara y darle la más cordial bienvenida a fin de entenderlas , comprenderlas y aprender las lecciones maravillosas que traen encubiertas en ellas.



El temor, la pasión , el deseo, la depresión, el dolor, la ira, la codicia, la envidia, la ansiedad, la pereza, la lujuria, los impulsos sexuales, entre otras emociones no tan agradables o aceptables socialmente en algún momento tocaran a nuestra puerta y ¿que vamos a hacer? te recomiendo que sueltes las amarras del juicio y te encamines por el "no juicio", suspende todas las creencias que tengas al respecto, y observa de manera objetiva lo que está aconteciendo dentro de ti o a alguien a quien estés tratando de ayudar o alguien allegado a ti , podría ser tu pareja, tu hijo o hija, un familiar cercano o simplemente una amiga , amigo o tu mismo, te invito a que sientas con profundidad el sentimiento que tanto te asusta y lo observes dentro de ti.


 Date permiso para abrigar eso que tanto temes, eso que te avergüenza, eso que te llena de ira, eso que te asusta, eso que te molesta, eso que es "moralmente " bajo y luego de sentirlo intensamente procede a soltarlo, suéltalo, pregúntate si estás dispuesto a hacerlo, si la respuesta es negativa vuelve a comenzar el ejercicio, si es afirmativa te has liberado!.

Haz este ejercicio tantas veces como sea necesario hasta que se desencadenen en ti la comprensión y la visión que te son necesarias para aprender las lecciones de ese huésped no invitado que arriba a tu vida inesperadamente en forma de emoción no deseada, es la única forma que existe para integrarlo a tu vida , y entender el mensaje sagrado que tiene para ti y tu proceso de vida , liberarlo y que la sincronía siga apareciendo en tu vida para señalarte el destino , TU DESTINO.

Maria Tirone

No hay comentarios:

Publicar un comentario