Etiquetas

viernes, 6 de julio de 2012




¿Qué es un Místico?





Para un místico hasta lo más insignificante contiene la esencia íntima de lo eterno y sagrado...


Todo ha sido envuelto en su carácter sacro: un encuentro, una palabra, una sonrisa, una mirada. No existe para el místico Nada que no se haga Oración, porque TODO es SANTO y SAGRADO de lo contrario, No está interesado.

El místico observa todo, es capaz de experimentarlo TODO,
pero Elige sólo lo que es Eterno y Sagrado...

El místico Observa la vida, la contempla y la bendice y sólo pide en su interior ser un instrumento de la luz y del amor en el silencio.

Para el místico todo encuentro es SANTO, toda organización en la que se involucra es sagrada, su familia es sagrada, sus hijos, sus amigos, sus amores, su historia, su vida y así lo hace, lo vive y lo manifiesta.

Su trabajo, sus encuentros, sus pensamientos, están alineados con la fuente verdadera y eterna, busca escuchar a su corazón porque su mente está purificada y la divinidad con toda su magia se manifiesta esplendorosa y serenamente.


Un místico esta más allá de la dualidad propia y ajena porque SABE quién realmente Es.

Para un místico El amor es, ha sido y será lo más sagrado en TODA su vida. Es la brújula que lo acompaña, que le indica por cuales caminos y encrucijadas DECIDIRSE y recorrer, porque en AMAR se hallan todas y cada una de las respuestas a todas y cada una de sus preguntas.



Finalizo con este pensamiento de Albert Einstein para reflexion de todos:


 " La emoción más hermosa y más profunda que podemos experimentar es la sensación de lo místico. Es el legado de toda ciencia verdadera. Aquel al que su emoción le es desconocida, que ya no se pregunta ni está en estática reverencia, vale tanto como si estuviera muerto. Tener el conocimiento y el sentimiento de que lo que es impenetrable para nosotros realmente existe, que se manifiesta en la suprema sabiduría y en la más radiante belleza que nuestras torpes facultades sólo pueden comprender en sus formas más primitivas, está en el centro de toda verdadera religiosidad." 



Maria Tirone

No hay comentarios:

Publicar un comentario