lunes, 24 de marzo de 2014

La ciencia de la intuición (el oráculo emocional)

LA INTUICIÓN MÁS ALLÁ DEL PENSAMIENTO MÁGICO: UNA FUNCIÓN COGNITIVA, CAPAZ DE ACCEDER A UNA MAYOR CANTIDAD DE INFORMACIÓN Y SINTETIZARLA CON UNA MAYOR VELOCIDAD --ACCEDIENDO AL INCONSCIENTE--- QUE MERECE UN LUGAR PREPONERANTE EN LA NEUROCIENCIA MODERNA.

POR: ALEJANDRO DE POURTALES -SALUD / MENTE

Habitando en la dualidad, como solemos hacerlo al menos en un plano común y corriente, generalmente entre un conjunto de dos factores que se oponen uno de ellos impera propiciando un desequilibrio. El cerebro humano no es la excepción, y en el se escinden permanentente procesos cognitivos dualísticos. El pensamiento racional parece haberse erigido como el predominante en nuestra forma de conocer el mundo, bajo el paradigma positivista, en detrimento de la intuición (o la inteligencia emocional), esa ave rara que la ciencia apenas considera dentro de su catálogo. Y si bien ambas formas por momentos se entrelazan y difuminan, es indudable que la razón está ligada a un modelo que se ha establecido en el poder por cientos de años –aquel que simbólicamente se asocia con el aspecto masculino. Sin necesariamente preferir uno sobre otro, en el espíritu de equilibrar o simplemente de explorar aquello que nos es menos conocido, es quizás el tiempo para reafirmar la intuición.
La intuición, palabra que significa conocer desde dentro, se ha visto históricamente discriminada como un tipo de percepción extrasensorial o una fantasía cognitiva. Sin embargo, actualmente la neurociencia y la neurofilosofía han trazado diferentes mapas para incluir a la intuición (y al conocimiento emocional), revelando una serie de particularidades que permiten conocer de formas que la razón difícilmente podría alcanzar.
En su libro  Answers for Aristotle: How Science and Philosophy Can Lead Us to A More Meaningful Lifeel profesor de filosofía Massimo Pigliucci señala que la intuición “trabaja de manera asociativa: se siente como si no hiciera ningún esfuerzo (aunque utiliza significativamente mayor cantidad de poder cerebral), y es veloz. El pensamiento racional, al contrario, es analítico, requiere esfuerzo, y es lento”. Advierte, sin embargo, que no siempre usamos la intuición, pese a esta aparente ventaja, ya que, contrario a lo que se cree, no es infalible, es a veces solo una primera impresión de un fenómeno.
Pigliucci también explica que las personas no son intuitivas en general, sino solamente en ciertos aspectos (por ejemplo jugando ajedrez o en diagnosticar una enfermedad); podrían estar totalmente perdidos en otras cuestiones. “Las intuiciones se mejoran con la práctica –especialmente con mucha práctica –ya que en el fondo la intuición es la habilidad de una persona de detectar ciertos patrones recurrentes; entre más estamos expuestos a un dominio de actividad particular más nos familiarizamos con los patrones relevantes (gráficas médicas, posiciones de piezas de ajedrez), y más rápido nuestros cerebros generan soluciones heurísticas para el problema que enfrentamos en ese dominio”.
Desarollar esta capacidad intuitiva, teoriza Pigliucci hace la diferencia entre un experto que se desempeña a un nivel sobresaliente en cualquier campo (medicina, leyes, tenis). Lo bueno es que la intuición es algo que cualquier persona puede desarrollar. Y un primer paso es tener dentro de la memoria una gran cantidad  de información sobre un tema o una disciplina.
Investigadores de Columbia acuñaron el término “efecto de oráculo emocional”, para describir la efectividad prediciendo el futuro de personas informadas que se basaron en sus emociones. La investigación cubrió distintos campos en los que los participantes hicieron predicciones de temas que iban desde el nominado a la presidencia del partido demócrata (en el 2008), el éxito en la taquilla de diferentes películas, el ganador de American Idol, el ganador de un partido de futbol americano, el índice de valores del Dow Jones o incluso el clima. Los resultados mostraron consistentemente que aquellos que confiaron en sus sentimientos tuvieron mejores resultados.
Los investigadores creen que este “oráculo” emocional funciona como una síntesis intuitiva del conocimiento acumulado de un tema. Esta síntesis es más veloz y más completa que lo que podríamos resumir usando la razón conscientemente. Según el profesor Michael Tuan Pham:
Cuando confiamos en nuestros sentimientos, lo que se siente “bien” o “mal” resume todo el conocimiento e información que hemos adquirido consciente e inconscientemente del mundo que nos rodea. Es este conocimiento acumulado, el cual nuestros sentimientos resumen para nosotros, lo que nos permite hacer mejores predicciones. En cierto sentido, nuestros sentimientos nos dan acceso a una ventana privilegiada de conocimiento e información –una ventana de la cual una forma más analítica de razonar nos bloquea.
Este “oráculo emocional” sólo funciona, señalan los investigadores para las personas que tienen conocimientos sobre los temas que predicen. Lo cual sugiere que la intuición es la extensión del conocimiento inconsciente que logra sintetizarse en un pensamiento a través de un mecanismo en el que suelen intervenir las emociones. Esto nos indicaría que tenemos en la mente inconsciente una gran cantidad de información que  no sabemos emplear u organizar, pero que de poder activarla de manera coherente podríamos operar con una mayor eficiencia, hasta el punto de que tanta información podría hacerse pasar por precognición. Al parecer la clave para hacer consciente toda esta información que subyace el umbral cognitivo son las emociones, sentir más que pensar, de alguna forma esto desbloquea un amplio caudal de información constreñida por la rigidez fragmentaria de la razón. 

10 hábitos de personas altamente intuitivas


La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente.
Hemos creado una sociedad que rinde honores al sirviente y ha olvidado al regalo.
 -Albert Einstein

La intuición no sólo es difícil de definir, sino que ha sido bastante relegada a la categoría New Agedonde ha perdido fortaleza. Pero es un sentimiento, o una emoción, que a todos nos habita y por lo tanto habría que darle mucho más espacio. Se podría describir como ese razonamiento inconsciente, pero claro, que nos mueve a hacer algo sin decirnos cómo o por qué. Se siente en la panza (the guts) o en el pecho, a veces, y la verdad es que cuándo nos detenemos a sentirlo y le hacemos caso, tomamos las mejores decisiones. Sentimos, al menos, que tomamos una decisión congruente con nuestro estado.  
Por lo mismo hay un creciente número de evidencia anecdótica, combinada con esfuerzos sólidos de investigación, que sugiere que la intuición es un aspecto crítico de cómo los humanos interactuamos con nuestro ambiente y cómo, ultimadamente, tomamos muchas de nuestras decisiones. Carolyn Gregoire, una de las editoras del Huffington Postescribió una nota en la que enumera diez cosas que las personas intuitivas hacen diferente que los demás. Su lista, que transcribimos abajo, es más bien una suerte de manual para abrirle más espacio a la intuición y vivir con más tranquilidad y congruencia. Para tomar las mejores decisiones se requiere un balance de intuición –que levanta un puente entre el instinto y el razonamiento– y el pensamiento racional. Pero la convención cultural ha ido en contra del instinto y la intuición, y ello nos lleva a descartar muchas veces nuestras “corazonadas”, en detrimento propio.

Diez cosas que las personas intuitivas hacen distinto

1. Escuchan a su voz interna
El elemento principal que distingue a alguien intuitivo de alguien que no lo es que se detienen a escuchar, en lugar de ignorar, la guía de sus intuiciones y sentimientos físicos.

2. Se toman tiempo para estar solos
Si quieres ponerte en contacto con tu intuición, deja el teléfono, la computadora, la televisión y siéntate en casa a estar solo por un rato. Aquí puedes tomar las mejores decisiones basado en cómo te sientes al respecto.

3. Crean
Las personas creativas son altamente intuitivas. Y al igual que puedes aumentar tu creatividad mediante la práctica, puedes impulsar su intuición. De hecho, practicar una puede ayudar a construir a la otra.

4. Meditan
Las distintas prácticas de meditación pueden ser una excelente manera de destapar tu intuición. Puedes alinearte con ella y al final tomar una decisión de la que estés absolutamente seguro. El autoconocimiento que llega por medio de la meditación y poner atención a nuestra experiencia presente sin hacer un juicio de valor nos ayudan a entender mejor nuestras personalidades y por lo tanto a actuar acorde con ellas.

5. Observan todo
Lo primero que debes hacer es darte cuenta; lleva un diario y date cuenta cuándo suceden cosas extrañas. Ganarás un sentido agudo de cada cuánto ocurren coincidencias, conexiones sorprendentes o intuiciones precisas en tu vida diaria.

6. Escuchan a su cuerpo
Si alguna vez te han dado náuseas o dolor de panza cuando sabías que algo estaba mal pero no sabías exactamente qué, puedes entender que la intuición puede causar sensaciones físicas en el cuerpo. Pon atención a ese “segundo cerebro”.

7. Conectan profundamente con otros
La empatía es uno de los grandes compañeros de la intuición. Dedicar tiempo a observar y escuchar a otros cara a cara puede ayudar a impulsar tus poderes de empatía.

8. Prestan atención a sus sueños
Tomar tiempo para pensar en tus sueños es una manera de comunicarte con tus procesos inconscientes. Ambos, los sueños y la intuición nacen del inconsciente, así que puedes comenzar a destapar esta parte de tu mente al prestar atención a tus sueños. Los sueños guardan bastante información sobre cómo vivir tu vida.

9. Disfrutan de bastante tiempo de relajación
Pocas cosas arruinan más la intuición que el trabajo constante, hacer varias cosas a la vez, estar conectado a dispositivos digitales y estar estresado y fatigado. De acuerdo a Gregoire, siempre tenemos un sentido intuitivo acerca de la gente en nuestras vidas –a un nivel profundo, sabemos diferenciar a los buenos de los pretensiosos o falsos—pero no siempre estamos suficientemente despiertos para reconocer la diferencia. El problema es que estamos demasiado ocupados.

10. Dejan ir las emociones negativas
Las emociones fuertes, particularmente las de enojo o frustración, nublan la intuición. Muchos de nosotros hemos sentido que algunas veces “no somos nosotros mismos” cuando estamos arrobados por alguna emoción, y ello puede ser porque estamos desconectados de nuestra intuición. Para dejar ir emociones de este tipo lo mejor es meditar o crear.

viernes, 21 de marzo de 2014

21 MENSAJES PARA TRANSMITIR A CADA MIEMBRO DE LA SIGUIENTE GENERACIÓN



1.-Eres un ser deseado. Estás aquí porque el Universo lo quiso. 

2.-Siente que eres libre de ser lo que eres, no permitas que nada ni nadie te etiquete, ni te imponga guiones que no se corresponden con tu autenticidad. 


3.-Cada ancestro de tu árbol es un don que hay dentro de ti para ser usado a tu favor y al de todo el Universo. 


4.-Aprende a no pedir amor, simplemente ama. 


5.-Cree en los pequeños milagros de cada día y atiende a las coincidencias, en ellas hay mensajes ocultos que te guían en el correcto camino. 


6.-Cada día, haz un acto generoso con alguien cercano. 


7.-Si en tu árbol genealógico hubo traumas, sánalos actuando. 


8.-Déjate guiar por tu cuerpo, es sabio. Él te alertará de las situaciones de las que debas alejarte, sintiendo tensión y malestar. También te dirá cuando estás alineado con lo que eres, sintiendo relajación y bienestar. 


9.-No contamines tu cuerpo con tóxicos o una mala alimentación. 


10.-En cuanto puedas, sé independiente. Trabaja utilizando tu creatividad y hazte adulto. 


11.-Escribe un poema cada día. 


12.-Busca y provoca situaciones que te hagan reír. 


13.-Tiende a compartir, a colaborar a ser solidario. 


14.-Cuando tengas problemas, puedes analizarlos, puedes hablarlos, pero ten por seguro que hasta que no actúes no se producirá la transformación. 


15.- Siente GRATITUD por todo lo que te regala el Universo. 


16.- Recuerda que nada en este plano de existencia perece, sino que se transforma.


17.-Lee, estudia, conoce… experimenta por ti mismo. 


18.-No te apegues a nada material. No consumas lo que no necesitas. 


19.-Tampoco te apegues a ninguna creencia. Lo mismo que tu cuerpo se renueva constantemente, también lo deben hacer las ideas. 


20.-Siembra cada día las semillas que te lleguen de dentro o de fuera. Las semillas pueden ser palabras, caricias, belleza, acciones. Ellas son los gérmenes de más sabiduría, amor, arte y salud. 


21.-Cuida con mimo el territorio que está más allá de tu cuerpo, tu casa, tu barrio, tu ciudad… el planeta y el Universo.

Alejandro Jodorowsky

domingo, 9 de marzo de 2014

¿Qué es tener Fe?



Según las escrituras sagradas de la Biblia: "tener fe es la certeza de las cosas que no se ven". ¿Qué debo entonces sentir dentro de mí para tener esa certeza? ¿Puedo desarrollar un mayor grado de fe voluntariamente? ¿Visualizar y actuar como que si lo que veo en mi imaginación ya lo tengo, es eso fe? En fin ¿qué es realmente tener fe? Bueno, esta pregunta es muy difícil de contestar con el intelecto, se tiene que vivir.

Recuerdo cuando me iniciaba en los bienes raíces, como corredora en la ciudad de Valencia, Venezuela, yo intentaba vender unos town houses y mi hermana Nina me decía: “Tienes que tener fe, Marisa, (mis hermanas me llaman así), tienes que tener fe… Si no te estás sintiendo segura es porque te falta fe”. Y en aquel momento sentía confusión, desamparo, inseguridad, en dos platos, como decimos en criollo, no entendía lo que me quería trasmitir. No experimentaba esa "certidumbre" que ella en aquel momento sentía y vivía, pero poco a poco fui adentrándome en el negocio, y hoy en día el camino andado me ha dado la confianza, la certidumbre, y la fe para continuar y vivir muchos sueños que de otra forma no me hubiese atrevido a alcanzar.

La fe se desarrolla, como un músculo, y hay que practicar y practicar. Volvamos al concepto: certeza de las cosas que no se ven, pero ¿la siento en mi corazón?, ¿se y estoy convencido que lo voy a obtener, que va a suceder?, para ello tengo que trabajar en mi mundo interior, tengo que trabajar dentro de mí, tengo que observar mis pensamientos, tengo que sostener la visión, no puedo dudar en mi corazón, tengo que tener fe, y dar ese salto con la confianza de que el universo me sostendrá y orquestará todos los pasos a dar, mientras mi persona actúa de acuerdo al plan infinito y se somete al director de la orquesta, confiando en que todo saldrá bien. Es más, deja de pensar y sólo actúa con fe ciega. ¡Recuerda que es la certeza de las cosas que no se ven!

Recuerdo dos oportunidades en las que la vida me regaló el poder experimentar y vivenciar actos de fe: los momentos de dar a luz a mis dos hijas queridas, Isabel y Andrea. En ambos casos una voz interior, escúchese muy bien, una voz interior me decía con absoluta claridad: "tienes que tener fe", sobre todo con la primera, Isabel, nunca había estado en un parto y estaba un poco asustada internamente, no sabía qué iba a pasar, pero en aquellos momentos de susto, escuchaba esa voz con una claridad sorprendente, “tienes que tener fe”, y así lo hacía. Me entregaba al proceso, ni siquiera pensaba, no tenía tiempo para pensar, lo vivía intensamente, y sucedían los milagros. Mi primer parto iba a ser provocado, y en la madrugada del día de la inducción, estaba acostada en la camilla y mi esposo me acompañaba. Comenzaron los dolores, a las 3:00 am de la madrugada y entre a la sala de parto a las 4:00 am y a las 4:23, es decir, veintitrés minutos después, di a luz a mi primera hija, Isabel, sin anestesia y en dos pujadas, como dijo mi doctor. Y todo ello gracias al acto de fe, de entregarme al proceso, con confianza de que el universo, los ángeles, los médicos y todos los involucrados en el proceso orquestarían de manera extraordinaria los acontecimientos, y yo ahí, sin hacer nada, sólo lo que me correspondía, hacer lo que me indicaba el Maestro, es decir, el doctor en la sala de parto.

Así fue también con mi segunda hija, Andrea, un acto de fe en el proceso perfecto y maravilloso de esta existencia bendita. Decidí dar a luz en Caracas, aun cuando vivía en Valencia, y por lo tanto me tenía que trasladar al menos tres semanas antes del parto por si acaso había una emergencia. Justamente cuando nos trasladamos a Caracas antes del parto, tres semanas previas, mi esposo Ángel me acompañó y me dejó en casa de papá. Esa semana me hacía muchísima falta Ángel, quería estar con él y no deseaba estar tanto tiempo lejos de casa. Cuando llegó el fin de semana de la primera semana, le dije que quería ir a comer unos churros con chocolate caliente al Hatillo, pero mientras descansaba en el cuarto en casa de papá, comenzaron las contracciones (nunca he sentido dolores antes del parto). Y la verdad es que no les quise hacer caso, puesto que deseaba muchísimo comer esos deliciosos churros y aunado a ese detalle estaba el hecho de que faltaban 15 días para dar a luz. Pero una llamada telefónica nos interrumpió justamente cuando nos disponíamos a partir para el Hatillo. Era mi hermana Luisa, desde México. Le conté que tenía algunas contracciones, cada tres o cinco minutos, pero como no sentía dolor me iba a comer unos churros con Ángel al Hatillo y que aún faltaban dos semanas para el parto. Pues bien, mi hermana se asustó toda y me alertó alarmada que yo estaba en el proceso de parto, que llamara inmediatamente al doctor (así lo hice) y que me apresurara, me llevara la maleta y todo para instalarme en la clínica. Y Ángel, mi esposo, decía: “!Sólo a ti te pueden pasar esas cosas, dar a luz quince días antes para no tener que estar tanto tiempo lejos de casa!” Y se reía, la verdad es que viendo el asunto, no creíamos que yo estaba dando a luz. Tranquilamente esperábamos que el doctor nos devolviera a casa, para aguardar las dos semanas que faltaban, pero para sorpresa de ambos ¡ya estaba dilatada cuatro centímetros! Me instalaron inmediatamente en la sala de parto, en la cual nuevamente la voz me decía: “tienes que tener fe, todo va a salir bien, confía”.



Fe es permitir que el universo orqueste los detalles y nosotros nos coloquemos como instrumentos para ser utilizados en este gran Concierto de la Vida, en el cual nuestro amado Padre desea que vivamos llenos de amor y propósito.
Maria Tirone

http://www.amazon.com/Prosperidad-Abundancia-ARMONIA-Spanish-Edition-ebook/dp/B00BL5FYC2

Sanando la relación con tu pasado

Sanando la relación con tu pasado Agua pasada no mueve molinos. Refrán Para crear tu futuro potencial debes dejar atrás el pasado s...