Etiquetas

jueves, 5 de julio de 2012

Pide ... y se te dara . Porque todo el que pide, recibe.





Nos preguntamos debemos pedir, ¿a quién? ¿Cómo elaboro una petición? , ¿Cómo lo escribo y a quien le envío la nota? son algunas preguntas que a menudo nos hacemos, como cristiana que soy y ferviente seguidora de los mandatos bíblicos de toda la vida, me encanta el pasaje que nos invita a pedir y nos garantiza que se nos dará, En Mateo 7 encontramos una parte que nos dice:

Pidan, y se les dará;
busquen y encontrarán;
llamen y se os abrirá.

Porque todo el que pide, recibe;
el que busca, encuentra;
y al que llama, se le abre.

Ahora bien, ☺¿cómo pedir a aquello que deseamos ? en principio hay que clarificar muy bien el pedido , es decir tenemos que dilucidar en nuestra mente que es lo que realmente queremos, y después escribirlo, para que como un mantra lo repitamos en la mente con la finalidad de que se manifieste en el plano real.

Existen unas condiciones que debes exigir de tal forma que si lo que has pedido no llega con los requerimientos especificados, puedas devolverlo puesto que existen garantías universales para que aquello que demandaste te sea entregado tal cual como elaboraste el pedido.

Es como cuando vas a un restaurant y pides un baby beef , te preguntan a que termino deseas la carne, unos lo piden tres cuartos, otros término medio y a otros les gusta casi cruda la carne, cuando te llega lo “ordenado” a tu mesa , se supone que tus condiciones deben haberse respetado y lo que exigiste ha sido cumplido fidedignamente, razón por la cual te comes y disfrutas tu comida, si no cumplen con los requisitos previamente estipulados , simplemente lo devuelves , hasta que tus requerimientos sean cumplidos.

Bueno lo mismo sucede con la vida, tenemos que tener clarísimo que es lo que vamos a pedirle, por la sencilla razón de que cuando nos traigan lo solicitado podamos con propiedad y asertividad, aceptarlo o devolverlo, así de simple, y esperar hasta que el universo capte la dimensión de nuestra demanda.

Volvamos con el ejemplo anterior, al ORDENAR, tu pedido, estás dando un mandato para que sea cumplido a cabalidad, por lo tanto tienes que tener sumamente claro en tu mente que es lo que REALMENTE VAS A PEDIR, es por ello que tener una imagen clara y diáfana en tu mente de lo que deseas te permitirá comprender si lo que estas recibiendo es lo que se corresponde con lo que pediste o no, AL MOMENTO DE LA ENTREGA Y SU RECEPCION POR TU PERSONA.
Una vez que la orden es entregada, puedes perfectamente discernir si los requerimientos han sido cumplidos, y si no lo devuelves hasta que se cumpla con la ORDEN que le has enviado al universo.

Este sencillo acto pedir, no es tan sencillo como suponemos , es complejo, en el sentido de que necesariamente requiere de una profundización y sinceridad de tu parte respecto a lo que estés pidiendo y si ello es realmente compatible con los deseos de tu corazón, y en beneficio de todos los involucrados, de tal forma que cuando te llegue la orden o pedido, la fuerza de la comprensión genuina del deseo tenga la potencia necesaria para devolverlo si no coincide con el requerimiento, de lo contrario aceptaras pedidos que no se corresponden con lo que deseas y no se cumplirá el mandato , en toda su extensión y poder de manifestación.

Maria Tirone
Personal Coach, Mistico & Empresarial
http://www.facebook.com/photo.php?fbid=10150244323314442&set=o....

No hay comentarios:

Publicar un comentario