Etiquetas

martes, 7 de agosto de 2012

“TASHI DELEY” - Verdadera Humildad...


“TASHI DELEY” - Verdadera Humildad...“Reconozco la grandeza que hay en ti”



Un tema que se enseña con insistencia en las diversas religiones y culturas espiritualistas del mundo, es la humildad. Sin embargo, en sus seguidores encontramos poco de este importante atributo.
Los principios acuñados a este tema son tan variados como absurdos en muchos casos. Algunos insisten en asociar la humildad con la escasez de recursos o incluso con el hecho de adoptar una actitud pasiva y tonta, donde permitimos abusos y humillaciones.

La humildad, más que una condición, es un atributo conductual. ¡La humildad es cuestión de actitud!

En la cultura tibetana hay una particular y antigua manera de saludarse. Tiene tanto significado espiritual, que el gobierno comunista de la China luego de invadir sus tierras prohibió su uso. Ellos al estar frente a un amigo o familiar, juntan sus manos al nivel del pecho, inclinan la cabeza y dicen: “Tashi Deley” que significa: “Reconozco la grandeza que hay en ti”. ¡Sorprendente! Un acto que requiere de verdadera humildad: “Reconocer que no somos tan grandes. Aceptar que en los demás hay tesoros que pueden enriquecer nuestras vidas”.

Estoy convencido que ser humilde poco tiene que ver con la pobreza o la capacidad de aguante que se pueda mostrar ante seres abusivos. La humildad es una actitud que nos exige reconocer y valorar los atributos, dones y cualidades que hay en cada ser que se para frente a nosotros, es honrar la grandeza de cada persona que nos rodea, sean nuestros cónyuges, padres, hijos, jefes, empleados o vecinos.

La pregunta que debemos formularnos es: ¿Valoro los atributos que hay en quienes me rodean? ¿Exalto esas cualidades y les hago saber que las reconozco? o ¿Soy tan prepotente que sólo tengo tiempo para ver sus defectos al compararles con mi vana perfección?

La humildad nos abre el camino a la grandeza. Reconozcamos que en cada ser hay grandes cosas que debemos aprender si deseamos escalar a la cumbre de la excelencia. No en vano la Biblia dice: “El que se humilla será engrandecido, pero quien se exalta será humillado…”

Atrévete a pararte frente a tu esposo o esposa, o ante tus hijos y decir: “Tashi Deley” y comenzarás a generar una verdadera transformación en tu mundo.

 Carlos Méndez Z 

No hay comentarios:

Publicar un comentario