Etiquetas

martes, 11 de septiembre de 2012

ALMAS GEMELAS ENCUENTRO O REENCUENTRO




ALMAS GEMELAS ENCUENTRO O REENCUENTRO


Aunque se dice que no siempre se encuentra al ser ideal, el maravilloso fenómeno del encuentro entre almas gemelas se vive -por lo menos- una vez en la vida de una persona.
De hecho, el encuentro suele suceder mucho antes de que ocurra el descubrimiento concreto de esa otra persona.

Es común que hayamos vivido la experiencia sin saberlo, porque la afinidad suele ser tan sutil que nuestro ego puede no reconocer la presencia de esa otra parte de nuestro ser. Pueden distinguirse cuatro niveles de unión de las almas; cada ser humano experimenta este maravilloso hecho en diferentes planos de energía:


1. El primer nivel de unión es el espiritual:

Este plano se alcanza cuando las almas gemelas están internamente preparadas para unirse. Las dos partes sienten una gran plenitud y, si la unión es espiritual, es posible que nunca más vuelvan a separarse.

2. El segundo plano es el intelectual:

Las almas compatibilizan en el nivel del pensamiento, tienen puntos en comunes y proyectos que pueden compartir.

3. El tercer nivel es el emocional:

Desde el primer encuentro existe una intensa afinidad y la sensación de conocerse desde hace tiempo. En este estadio, las almas gemelas se enamoran con mayor facilidad. Comparten una gran entrega y equilibrio.

4. El cuarto nivel es el físico:

La pareja de almas gemelas se entrega físicamente con una pasión sin límites: los abrazos y los besos son intensos, porque en el contacto físico con su par sentirán que finalmente han encontrado el hogar verdadero. Podrán experimentar el llegar a estar más allá del tiempo y el espacio, porque ambos perciben, al mismo tiempo, que se transportan a otra dimensión.

Sin este último nivel físico, las almas gemelas no pueden reconocerse verdaderamente como pareja.

Porque los otros planos están relacionados con el amor incondicional, que puede manifestarse en amistad duradera, o como un afecto especial entre dos personas, sin llegar a formarse una relación de pareja que puede ser estable o no.

En todo caso la particularidad se hace presente y las relaciones dependen de la personalidad, del desarrollo espiritual o del conocimiento mutuo y personal de cada una de las partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario