Etiquetas

miércoles, 28 de agosto de 2013

Las 7 bases del éxito

Las 7 bases del éxito


En mi blog anterior, comentaba que el 
vehículo para el éxito, en cualquiera que sea el área que se desea obtener, son las decisiones, mismas que están basadas en las creencias que hemos desarrollado sobre cualquier situación y de ahí que éstas nos impulsan o nos detienen en el avance de lograr nuestros objetivos.
Pues bien, debemos tener claro que el éxito no es un golpe de suerte, en parte, se logra gracias las decisiones correctas que tomamos y hay otros factores determinantes que son energía y combustible para llegar a la meta.
Son varios los que han establecido algunos puntos básicos que nos conducen a la realización de lo que nos proponemos. Sin embargo, el mejor punto de referencia que puedo compartir, es el de Anthony Robbins, a quien considero el padre del coaching y uno de los gurús del crecimiento y desarrollo personal, famoso por sus cursos, libros y audios de autoayuda.
En su libro "Poder sin límites", Robbins --quien gran parte de su vida se ha dedicado a entrevistar exhaustivamente a empresarios, líderes y personas que se consideran tremendamente exitosos-- establece algunos patrones de acción lógicos, caminos que él asegura son determinativos hacia la excelencia y la buena noticia es que están al alcance de quien quiera desarrollarlos.
Son siete los mecanismos activadores básicos que pueden garantizar el éxito, según Robbins y que te comparto a continuación con algunos aportes propios de porqué son importantes y cómo aplicarlos:
La Pasión. Una razón que consume, da energía, casi obsesiona e impulsa a obrar, a progresar, a destacar. (En este apartado, estoy convencido de que hagamos lo que hagamos debemos tener pasión por eso. Incluso cuando lo que hacemos no es lo que realmente anhelamos, pero debemos hacerlo mientras esa puerta hacia donde deseamos estar o lo que queremos obtener, se abre. Y además si tienes pasión real, porque lo que deseas es un anhelo de tu corazón, llegarás porque nada te hará desfallecer en el camino, nada será un obstáculo y todo será aprendizaje, tan solo eso, que te haga redefinir tu camino o establecer nuevos bríos).
La Fe. Lo posible es sólo aquello que creamos verdadero. (Ya lo conversamos en otro blog: si no crees en ti, nadie lo hará. La fe es anticiparse al futuro, es verlo en tu interior ahora mismo, es alegrarte de antemano, por que eso que deseas sucederá. De hecho, la Anticipación es un principio bíblico... El Anticiparse con fe y esperanza al mover de Dios atraviesa el velo. Como bien dicen popularmente la Fe ve lo invisible, cree lo increíble y logra lo imposible y es el motor de la vida. Como bien dijo Steve Jobs: a veces la vida te pegará en la cabeza con un ladrillo. Pero no pierdas la fe.)

La Estratregia. Es la manera de organizar los recursos, pues no basta con poseerlos; es preciso utilizarlos del modo más eficaz. (Definitivamente todo debajo del cielo tiene su momento y su lugar. Que yo sepa, nadie gana una maratón sin previamente entrenarse, buscar los tenis adecuados, alimentación, haber realizado carreras anteriormente, informarse sobre consejos que se brindan para poder lograr llegar a la meta en el menor tiempo posible y esto implica se tenga la genética o no, para lograrlo, pues cualquier persona que se trace una estrategia adecuada, con instructores, información y disciplina adecuada, lo puede lograr. De hecho, muchos, gracias a una estrategia, han logrado romper récords que otros creían nadie superaría. Así que traza una estrategia y sobre todo, ejecútala.)

La Claridad de los Valores. Son nuestros sistemas de creencias que nos sirven especialmente para juzgar lo que está bien y mal en nuestra vida. (Como sabemos, si crees que puedes, podrás y si crees que no puedes, así será. Ya lo vimos en la columna pasada, lo crees de cada situación o persona en tu vida, te ayuda o detiene hacia lo que deseas lograr.)

Energía. A la excelencia difícilmente se llega caminando a paso sosegado. Los triunfadores son los que se apoderan de las oportunidades y les dan forma. (Todo lo que pasa en la vida pasa para algo, no por algo. Entonces, de todo obtendrás algo bueno, definitivamente aporta para tu próximo paso. Así que tu decides si te estancas tratando de explicarte porqué te sucedió algo o bien, si lo tomas como un escalón más que te impulsa hacia lo que deseas. Es la actitud que tengas ante todo lo que se te presenta en la vida, lo que te llenará de energía y te hará obtenerlo.)

El Poder de Adhesión. Este es el talento para conectar y establecer relaciones con las demás personas. (En la vida nada logramos solos, así que no pierdas esto de vista, porque las relaciones con los demás son básicas. Tienes amigos o cómplices -como vimos ya en un blog --que te ayudan a lograr tus metas. Y trata siempre de identificar esas personas que aportan y que realmente están dispuestas a ayudarte a llegar a lograr tus deseos.)

La Maestría en la Comunicación. El modo en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, determinan en última instancia la calidad de nuestra vida. (Ya lo vimos en otro blog y es básico: unido a una buena actitud, a modificar nuestras creencias, es básico, cuidar lo que profesas con tu boca es lo que atraes a tu vida. Te concentras en lo positivo en lo bueno, en lo que te empodera o en enfocas en lo negativo. Recuerda que nada más cierto que lo que sale de tu boca, es de lo que está llena tu alma y lo que se manifiesta en tu vida. Revisa lo que dices, tanto como tus pensamientos, ellos crean, te impulsan o demoran a lograr tus metas.)
Ahora bien, para que des estos pasos adecuadamente, debes tener una meta muy clara, un objetivo muy bien establecido con el cual te comprometas absolutamente para llevar a cabo los pasos mencionados anteriormente y sobre todo, tomar en cuenta estos 4 puntos que definen el éxito, según Robbins:
Definición de Metas: Definir exactamente y con precisión los resultados que se quieren conseguir, saber que se desea a partir de la puesta en práctica del conocimiento especializado.
Pasar a la acción: Es necesario llevar a la práctica acciones concretas para lograr los resultados que nos hemos planteado.
Desarrollar la agudeza sensorial: Es la revisión continua de las acciones, actitudes y hábitos que estamos ejecutando en relación a los resultados que estamos obteniendo, con el fin de determinar el grado de acercamiento o alejamiento a nuestro objetivo, bien sea por defecto o por exceso.
Flexibilidad: El factor anterior conlleva a la posibilidad de efectuar los ajustes necesarios para modificar el rumbo de nuestra conducta y estrategias en función de la consecución de nuestras metas.
Te aseguro que si pones en acción estos consejos, tanto en tu vida profesional, como personal, familiar, como persona, lograrás poco a poco y de la mano de la constancia, lo que deseas. Lo que considero más IMPORTANTE que todo, es que lo lograrás siempre y cuando lo que deseas sea lo mejor para ti. Así que antes de nada y sobretodo, siempre pídele a Dios, a la vida, el universo, la fuente, la energía, si es que crees en algo superior a ti, que te dé las señales de que eso que deseas es lo correcto para ti, que abra las puertas necesarias y además ponga las personas que te ayudarán en tu camino. Creo que esto va por encima de todo. Y no olvides, que lo que está para ti, nadie te lo quita.
Y recuerda: ¡Sonríe, agradece y abraza tu vida!
Sobre todo: ¡a despertar a la vida, gente! Para VIVIR.

Christopher Barquero

No hay comentarios:

Publicar un comentario