Etiquetas

viernes, 18 de octubre de 2013

Trabajando Con Nuestra Sombra

Trabajando Con Nuestra Sombra


Sabias que todo lo que rechazas de una persona es algo que no aceptas en ti mismo? Sabias que todos los sentimientos de odio, rechazo, aversión que te pueda producir alguien tiene que ver con algo de ti mismo que no aceptas? ESTO ES LO QUE SE DENOMINA NUESTRA SOMBRA según Jung, proyectamos en los demás lo que no estamos en la condición de aceptar en nosotros mismos, pero ojo! lo tenemos!

Siempre la vida nos presenta maravillosas oportunidades para trabajar con algún aspecto ciego de nuestra personalidad, y resulta que la mejor forma de contactar esa parte nuestra que los demás ven pero que nosotros desconocemos , es analizando lo que proyectamos hacia afuera en forma de pensamientos, sentimientos adversos, negativos tales como: la maldad, el egoísmo, la envidia, el ansia de dominio, de poder, la avidez por el dinero, los celos, la avaricia, la cursilería, holgazanería, presuntuosidad, pereza, indolencia, negligencia, la manipulación, la cobardía y muchos de nuestros miedos los cuales se constituyen en emociones y sentimientos que no resulta fácil reconocer como componentes de nuestra propia personalidad.

Es bien importante que trabajemos con los sentimientos encontrados que nos puede desatar alguien en nuestra vida, puede ser un hijo, un hermano, un tío, el jefe, un compañero o compañera de trabajo, la pareja, que algunos en forma de chiste con sabor a verdad pregonan \" durmiendo con el enemigo\", entre otras personas.
Creo que esos individuos que nos mueven los sentimientos de formas intensas despertando emociones como el enojo, el odio, la rabia, la aversión, indiferencia, entre otras , debemos examinarlo como una oportunidad para profundizar en algún aspecto no trabajado o negado en nosotros mismos que obviamente debemos integrar para poder evolucionar como seres humanos .

Tenemos que hacer las paces con esos sentimientos porque al final , a otro nivel, niveles elevados de consciencia, reconocemos que todos somos UNO y que “ese” al que tanto detesto, deploro, ignoro por no soportar, no es otra cosa que el reflejo de mi mismo, y de aquello que no logro aceptar de mi, y lo conveniente es que lo más pronto posible hagamos las paces y superemos esos sentimientos , los drenemos hasta llegar al punto de la aceptación , de la tolerancia y del perdón, pero escúchame, no nos equivoquemos , no es el perdón a los demás es el perdón a nosotros mismos por no aceptar esas debilidades , imágenes, en nuestra persona por considerarlo inaceptable, por lo que terminamos proyectándolas hacia afuera y es lo que se constituye en LA SOMBRA.
Si quieres saber cuáles son tus puntos ciegos descúbrelos analizando los sentimientos que te despiertan las personas con las que no concuerdas, las personas que por alguna razón no toleras, rechazas, pues bien esas personas son nuestro reflejo, del yo ciego que no queremos ver ni aceptar pero que existe nos guste o no! es un hecho!
La proyección sería el vehículo que nos permite darnos cuenta de qué es
lo que nos afecta de las situaciones externas y de las personas. Proyectar es ver en los demás partes nuestras no reconocidas y no aceptadas ni integradas en nosotros mismos..


"Percibir la sombra es como mirarse en un espejo que nos muestra los recovecos de nuestro inconsciente personal, y, por lo tanto, aceptar la sombra es aceptar el \"ser inferior\" que habita en nuestro interior\". ( Jung)

\"Cuando un individuo hace un intento para ver su sombra, se da cuenta (y a veces se avergüenza) de cualidades e impulsos que niega en sí mismo, pero que puede ver claramente en otras personas, cosas tales como egotismo, pereza mental y sensiblería; fantasías, planes e intrigas irreales; negligencia y cobardía; apetíto desordenado de dinero y posesiones...\" (1).
Finalmente me gustaría compartir con Uds. este pensamiento:

«Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad».


MARIA TIRONE
Economista
Especialista en Recursos Humanos
Coaching para Gerenciar Estratégicamente La Vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario