Etiquetas

sábado, 14 de junio de 2014

Alimentos afrodisíacos, placeres libidinosos

Alimentos afrodisíacos, placeres libidinosos

El término “afrodisíaco” nace de Afrodita, diosa de las relaciones amorosas, la pasión desenfrenada, lujuria, erotismo y fecundidad. Pero hablando de dioses con licencia lujuriosa también está Príapo, hijo de Afrodita y Adonis, dios de la virilidad, representado fálicamente y adorado como protector de la vida agrícola, el vino y los productos de la pesca. Siguiendo las mismas líneas mitológicas, Dionisio y Adonis también son servidores del arte bello del amor y del éxtasis de la pasión.
En la gastronomía, los alimentos afrodisíacos son aquellos que logran excitar el apetito sexual. El chocolate, por ejemplo, tiene una textura, sabor y aroma que, al introducirlos en la boca, las numerosas terminaciones nerviosas de los labios, la nariz y la lengua reciben una información capaz de provocar ciertas hormonas y otras sustancias, como las endorfinas, que actúan sobre el estado anímico de la persona generando un nexo entre la alimentación y la libido. Asimismo, las zanahorias, plátanos o espárragos, suelen producir un impulso sexual por su forma característicamente fálica.
Alimentos afrodisíacos, placeres libidinosos
Conozcamos algunos de los alimentos más comunes con propiedades afrodisíacas:
Las ostras, reinas en las lindes de la pasión, se les atribuyen su éxito debido a semejanza con los genitales femeninos. Alimento nutritivo y rico en altas cantidades de zinc, siendo éste responsable de sus efectos sexuales. En el mismo sentido, otros productos del mar como el pescado, es considerado como un apoyo erótico por su contenido de fósforo y yodo. La anguila, el salmón, el atún y la merluza son algunas especies resaltadas por sus virtudes afrodisíacas. Otro ingrediente clave para el amor, son los camarones, apreciados por su alto nivel de proteínas y por su incomparable sabor en el famoso aperitivo de playa: el rompe colchón.
Alimentos afrodisíacos, placeres libidinosos
Según textos antiguos, la flamante faraona Cleopatra exaltaba el sentido sexual de sus enamorados derramando sobre sus partes íntimas una mezcla entre miel y almendras molidas. La miel posee una reputación bien estimada en el mundo erótico, por ello en la “luna de miel” a los novios se les obsequiaban jarras repletas de este espeso ingrediente para asegurar unas noches de ardiente pasión. Sus cualidades afrodisíacas radican en su gran cantidad de vitamina B y C que estimulan las hormonas sexuales.
Algunas historias de alcobas aseguran que, un té tibio de ginseng, quince minutos antes de empezar el acto amatorio, es una pócima totalmente segura.
El ajo contiene compuestos que favorecen la circulación y el flujo sanguíneo, necesarios para estimular los órganos sexuales.
Los cereales integrales y verduras varias son ricas en vitaminas del complejo B y, en concreto, las fuentes de niacina actúan como vasodilatadores y ayudan en la producción de histamina, una sustancia implicada en el orgasmo.
En Inglaterra le atribuyen al arroz la capacidad para incrementar las facultades sexuales y de acuerdo con la erotología hindú, mezclar afrodisíacos como arroz silvestre y miel en proporciones iguales aumenta la potencia erótica.
Algunos entendidos en las artes amatorias, proponen cocinar la carne de los caracoles con cebolla, ajo y perejil, freírlos en aceite de oliva y nuevamente cocerlos en vino tinto fuerte.
El apio o celery, contiene vitaminas A, B, C, P, minerales y oligoelementos. Actúa sobre los órganos urinarios, por lo tanto, si se toma en caldo puede tener efectos afrodisíacos mayores, pero unido a la remolacha es fantástico. Un dato curioso dice que los romanos dedicaron el apio a Plutón, dios del sexo y del infierno.
Alimentos afrodisíacos, placeres libidinosos
Especias pasionales
Las nueces, el azafrán, la pimienta de cayena, el clavo y la mostaza, son ingredientes infalibles en la cena de bodas, ya que, poseen propiedades estimulantes en las glándulas sexuales, acelerando la circulación y finalizando la noche en un éxtasis de placer.
El jengibre es utilizado en las bebidas destinadas a excitar los sentidos. Tomado en dosis razonables causa calientes flujos saludables; en dosis excesivas, irrita los intestinos.
El tomillo resulta un tónico para los nervios, con efectos afrodisíacos. Es, por otra parte, un potente purificador para el cuerpo.
La vainilla tiene un efecto euforizante. Lucha contra fatiga erótica, actúa en el sistema nervioso central y, por su olor, actúa indirectamente en la estimulación sexual.
Los aztecas lo llamaban "ahuacuatl" que significa "árbol del testículo” y nos referimos al aguacate. En algunas culturas se utiliza su semilla para mejorar la potencia viril, la cual remojan durante todo un día en leche fresca, para comérselas luego. En Venezuela, tenemos la guasacaca, una salsa que representa todo gusto de este país.
Alimentos afrodisíacos, placeres libidinosos
La granada, hinojo, higo, canela, fresas, menta, manzana y las semillas de calabaza, son otros de los afrodisíacos naturales que podemos encontrar a la vuelta de la esquina.
Aún quedan por demostrar las cualidades eróticas de muchos ingredientes, pero ¿conoces las propiedades incitantes de otros alimentos? Vamos ¡Cuéntanos!
Y para mayor disfrute compartimos este jugo libidinoso para alargar a lo máximo un desayuno en la cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario